Receta: Como preparar leche de almendras

Siento que ahora más personas toman leche de almendras. ¿Eres una de ellas? Les voy a mostrar lo fácil y rápido que es hacer su propia leche de almendras.

¿Listos? ¡Hagámoslo!

Realmente sólo necesitamos DOS ingredientes. Sí, DOS. Almendras + Agua.¿Tienen la caja de leche de almendras a la mano? Miren cuántos ingredientes tiene y cuántos de esos conocen ustedes. Es increíble el porcentaje de almendras y la cantidad de cosas desconocidas que son básicamente conservantes y, a veces, saborizantes artificiales. Claro, existen marcas muy buenas, pero la mayoría añaden muchas cosas aparte de las almendras y el agua.

La leche de almendras es increíble porque pueden tomarla las personas intolerantes a la lactosa, los veganos o simplemente las personas que quieran variar y probar algo nuevo.

Tiene muchas vitaminas y minerales y, muy importante, fibra. Por lo tanto, es genial para reemplazar la leche de vaca o cualquiera de origen animal porque es súper nutritiva siempre y cuando, claro está, no tenga toneladas de azúcar añadida, sodio, entre otros químicos.

¡Arriésguense a probarla!

Después de hacerlo tal vez se queden ahí por siempre, como yo. También pueden intentarlo con otras nueces como el marañón, la avellana o la macadamia.

Siéntanse libres de añadirle otros ingredientes como vainilla, miel (u otro endulzante natural), canela, cacao, frutas o simplemente una pizca de sal marina.

Yo no le agrego nada porque generalmente la uso para preparaciones como smoothies o cosas horneadas y no me gusta añadir ningún sabor.

Ingredientes

  • 1 taza de almendras
  • 3 tazas de agua filtrada
  • Endulzantes naturales (miel, miel de maple, agave, stevia, dátiles)
  • Especias (canela, vainilla)
  • Otros sabores (chocolate, frutas)

Preparación

  1. Deja remojando las almendras en agua fría la noche anterior.
  2. Añade las almendras remojadas a una licuadora de alta potencia, junto con el agua y licúa más o menos por 3 minutos hasta obtener una textura cremosa.
  3. Cuela con una bolsa especial para leches vegetales, o usa una toalla de cocina delgada. También puedes comprar una tela con poros muy pequeños o usar una tela para filtrar el café.
  4. Para colar con una toalla de cocina, ponla sobre un bowl y añade cuidadosamente la leche poco a poco. Coge las esquinas de la toalla y aprieta para sacar todo el líquido.
  5. Conserva la pulpa sobrante para hacer otras preparaciones.
  6. Guarda la leche en un recipiente hermético y refrigera. Dura más o menos de 2 a 3 días.

¡Buen provecho!

Si quieres recibir artículos como este en tu móvil únete al Canal de Siete Recetas en TelegramInstagram,Facebook o en Twitter.

Fabian Valencia

Diseñador gráfico y web, con ganas de trabajar y aprender todo lo posible de este campo tan variado. Creativo tanto en la vida laboral como personal. Diseñar es el arte de transmitir gráficamente lo que uno imagina. Imagina, crea, diseña.

A %d blogueros les gusta esto: