Cinco consejos imprescindibles para acabar con tus demonios creativos

Generar grandes ideas es fundamental para trabajar en una profesión creativa, en Lápiz Gráfico abordamos diez demonios que las personas creativas suelen sufrir. Estos son los Demonios de la Procrastinación, la Página en Blanco, la Duda, la Convención, las Restricciones, la Crítica, el Robo, los Accidentes, el Fracaso y la Decepción.

Cinco consejos para superar nuestros demonios creativos.

1. Sepa que no está solo

El punto de partida para superar tus demonios creativos es reconocer que no estás solo. Mientras que otros creativos pueden presentar sus vidas y carreras como perfectas en las redes sociales, en realidad, las cosas son bastante diferentes. “Ninguna persona creativa, por muy exitosa que haya llegado a ser, carece de sus propios demonios”, subraya. «Cada gran obra de arte es un destino en un largo y tortuoso camino de angustia y dudas».

Por ejemplo, uno de los artistas más venerados de toda la historia es Miguel Ángel, el escultor, pintor, arquitecto y poeta italiano del Alto Renacimiento. Sin embargo, «cuando Miguel Ángel estaba pintando el techo de la Capilla Sixtina, una de las mejores obras de arte de todos los tiempos, le escribió a un amigo: ‘Mi pintura está muerta. No estoy en el lugar correcto». No soy pintor'».

2. No te dejes atrapar por la negación

Aunque todos sufrimos de demonios creativos, la mayoría de las veces los escondemos debajo de la alfombra. Esa actitud, sin embargo, nos está frenando. «Creo que la creatividad es uno de los mayores atributos que poseemos los seres humanos», dice Richard. «Sin embargo, sé por el trabajo que hago como entrenador y mentor que, con demasiada frecuencia, los impulsos creativos de las personas se ven sofocados por el miedo, la duda, la procrastinación y demás».

Cuando los problemas parecen demasiado grandes para tratarlos, es natural para nosotros como humanos simplemente empujarlos al fondo de nuestras mentes e ignorarlos. Pero ahí está la locura, cree Richard. «Creo que si niegas tus demonios o intentas luchar independientemente de ellos, estás condenado al fracaso», dice. «El primer paso para superarlos es aceptarlos, saber que siempre estarán al acecho y encontrar una forma de trabajar con ellos. Lo cual, por supuesto, exploro en el libro».

Y agrega: «Quizás una de las conclusiones más sorprendentes del libro, al menos lo fue para mí, de todos modos, es que a veces, si respondes de la manera correcta, tus demonios pueden llevarte a un lugar mucho más interesante de lo que podrías tener. se las arregló sin ellos».

3. No se nace con demonios: se aprenden

Aunque todos sufrimos de demonios creativos, Richard señala que no nacemos con ellos. «Los niños, especialmente los niños en edad preescolar, generalmente no se ven afectados y pueden ser infinitamente creativos», señala. «Sin embargo, a medida que envejecemos, acumulamos nuestra propia banda traviesa de monstruos forjados por la mente que buscan descarrilar nuestros esfuerzos creativos en cada oportunidad».

Sin embargo, este patrón se puede revertir, dice Richard, y cuanto antes lo haga, mejor. «Cuanto más tiempo dejes tus demonios creativos sin controlar, más crecerán», dice. «Solo Dios sabe cuántas novelas, poemas y películas brillantes, incluso carreras artísticas, se han perdido solo por el demonio de la procrastinación. Pero no importa cuán grotescos y peludos puedan parecer tus demonios, pueden ser vencidos».

4. Puedes hacer tratos con demonios

El lenguaje de ‘matar demonios’ implica una batalla binaria entre el bien y el mal. Pero Richard también explora la posibilidad de hacer tratos con demonios e ilustra esto a través del Demonio de la Duda.

«Este es el Demonio que acecha en las alas, observándote de cerca, esperando que comiences», explica. Luego, una vez que estás en marcha, salta sobre tu hombro y te bombardea con preguntas sobre si tu trabajo es bueno. O, peor aún, si eres bueno».

Pero no debemos simplemente descartar la duda, agrega Richard. «Lo importante que hay que reconocer acerca de este demonio es que, aunque no lo parezca en ese momento, su presencia es una muy buena señal. Si puedes ver las fallas en tu trabajo, significa que tienes el juicio crítico que necesitas». Necesitaré hacer algo grandioso. Como dijo la escritora Anne Enright, ‘Solo los malos escritores piensan que su escritura es buena'».

Por supuesto, es fácil llevar esta actitud demasiado lejos. «El peligro es que el Demonio de la Duda se vuelva tan estridente que te impida completar un proyecto», dice Richard. «Así que animo a los lectores a hacer un trato con este demonio: expulsarlo del estudio o de la sala de escritura hasta que se haga el primer borrador del trabajo, y luego dejarlo entrar para desafiar las decisiones que ha tomado, pero solo bajo condiciones estrictas».

5. Cómo matar al Demonio de la Convención

Richard da un ejemplo más de cómo abordar tus demonios creativos de manera inteligente. «El demonio de la convención siempre preferiría que anduvieras por el camino más transitado, limitando tu creatividad y obligándote a repetirte», explica. Para vencer a este demonio, Richard sugiere que te hagas una pregunta que el artista Peter Schmidt le planteó a su amigo Brian Eno: «¿Qué pasa si no haces las cosas que nadie nunca había pensado en dejar de hacer?»

Un par de ejemplos ilustran el punto. «Antes de que Marcel Duchamp instalara un urinario en una galería y sonara el timbre de inicio de la era del arte moderno, se pensaba que todas las obras de arte debían ser creadas por la mano del artista», señala Richard. «Del mismo modo, antes de que James Joyce escribiera el Ulises, se aceptaba que las novelas debían respetar las reglas de la gramática y la sintaxis».

Los concejos anteriormente presentados son de Richard Holman.

Fabian Valencia

Diseñador gráfico y web, con ganas de trabajar y aprender todo lo posible de este campo tan variado. Creativo tanto en la vida laboral como personal. Diseñar es el arte de transmitir gráficamente lo que uno imagina. Imagina, crea, diseña.

A %d blogueros les gusta esto: